CLUSTERS.

April 21, 2014

El cluster se puede considerar como una técnica usada en la composición para generar sonoridades diferentes a las habituales. Consiste en tocar dos o más notas consecutivas de intervalos de 2m o 2M en un instrumento armónico; o en el campo de la orquestación en cualquier instrumentación deseada desde que no interfieran con las posibilidades técnicas para la afinación de los instrumentistas, siempre y cuando se desee una sonoridad exacta del cluster y no otra sonoridad donde la desafinación se quiera conseguir a partir de los clusters realizados como un objetivo artístico.

 

Aunque es claro que las músicas comerciales aún no están muy interesadas en la búsqueda de sonoridades que contengan clousters, esta técnica viene siendo explorada desde el año 1600 aproximadamente y ha sido utilizado más frecuentemente en el Jazz y la música para producciones audiovisuales.

 

Los usos más convenientes, pero no siempre a seguir son los siguientes:

  • Generando situaciones rítmicas para crear un impacto armónico y rítmico diferente en esa sección de la canción.

  • Crear una masa sonora fuerte con la intención de generar tención.

  • Buscar sonoridades con bastante densidad que puedan contribuir a la creación o desarrollo de la canción, sin importar si están en la parte introductoria, del cuerpo o conclusión de la canción.

A continuación mostraremos algunos ejemplos de su construcción y uso en agrupaciones armónicas de 5, 4 y 3 voces sobre el acorde de C Maj 7, C min 7, C-7b5 y C7.

 

Debemos tener en cuenta algunas recomendaciones para lograr una mejor sonoridad al usar los clusters, en los tres casos es posible usar cualquier nota de la escala correspondiente al acorde según su función exceptuando las notas a evitar de la escala.

 

En el formato de cinco voces es preferible evitar semitonos en las voces superiores, entre la primera y segunda voz es posible usar un intervalo de tercera o cuarta y es recomendable no usar dos intervalos consecutivos que no sean de segunda.

 

En el formato de cuatro voces se debe tratar que todos los intervalos sean de segunda, es mejor evitar semitonos entre la primera y segunda voz y si es necesario se pueden usar intervalos de tercera en las dos voces superiores.

 

En el formato de tres voces es mejor que todos los intervalos sean de segunda para no perder la sonoridad del cluster y es mejor evitar semitonos entre las dos primeras voces. 

 

Cinco Voces:

 

C Maj 7

C min 7

C-7b5

 

 

C7

 

 Cuatro Voces:

 

(1) Intervalos de tercera en voces interiores, lo cual no es muy recomendable si se quiere mantener una sonoridad de Clouster.

 

C Maj 7 

 

C min 7 

 

 

C-7b5 

 

 

C7 

 

Tres Voces:

 

(1) Intervalos de tercera en voces adyacentes generan el mismo efecto que en el de cuatro voces.

(2) Semitonos entre voces superiores puede crear sonoridades confusas para la melodía del acorde.

 

C Maj 7

 

 

C min 7

 

 

C-7b5

 

 

C7

 

 

Espermos esta información sea de utilidad para ustedes.

Un Cordial Saludo M&A music LAB. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

PRIMEROS EJERCICIOS PARA LA IMPROVISACIÓN CON TENSIONES Y SONORIDAD OUTSIDE.

February 10, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes

April 21, 2014

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square